Entrevista a Sebas y Kike de El Gran Oso Blanco 25 diciembre, 2016 – Tags:

El Gran Oso Blanco son una nueva y sorprendente banda nacida de Jaén para invadir el planeta de riffs pegadizos y contagiosos. Partiendo del rock and roll más sencillo hasta llegar al actual stoner, este podría ser el campo donde se ven las pisadas de este mamífero carnívoro. María Santiago se atrevió a enfrentarse a ellos con estos certeros dardos tranquilizantes –a modo de preguntas– que no consiguieron adormilar el rock dinámico que llevan dentro.

¿Cómo surgió la formación de El Gran Oso Blanco? Sebas: La idea surgió tras la disolución de Xkrude, una banda de metal donde militábamos Kike (guitarra y voz) y yo, y nos apetecía seguir trabajando juntos en un marco más rockero. Retomamos influencias de nuestra adolescencia, practicando un estilo más abierto y libre en cuanto a sonido y composición. Volvimos al placer de hacer canciones y experimentar con sonidos de guitarra más clásicos. La difícil decisión fue elegir quien cantaba. No quisimos buscar vocalista y Kike –nuestro guitarra– fue el elegido por un tema práctico. Necesitábamos más actitud que técnica, y así comenzó la idea. Más tarde se adhirieron Paco a la batería –que había trabajado en Las Mierdas con Kike con anterioridad y con largo recorrido musical– y Sergio al bajo, amigo común que le dio a la banda el empaque musical que necesitábamos.

“El riff como unidad máxima de power rockero es importante para nosotros” Sebas

¿Qué podemos encontrar en vuestra música de Led Zeppelin o Black Sabbath? S: Para mí son dos bandas de cabecera y supongo que algo siempre queda. Supongo que cuando intentas ahondar en sonidos más clásicos es inevitable que salgan a relucir bandas tan pretéritas.

¿Qué os puede unir a bandas como Wolfmother, Kyuss o The Queen Of Stone Edge? S: Nosotros no buscábamos un sonido stoner propiamente dicho, pero supongo que cuando bienes del metal más pesado es normal que se filtren cierto tipo de sonidos. Yo adoro que las cosas suenen “gordas”, si lo unes al rock and roll más setentero, pues a lo mejor el resultado tiene una connotación stoner. La verdad es que tampoco nos preocupa demasiado, hacemos nuestra música y las influencias que se noten probablemente tengan una gran carga de homenaje, cosa que está bien en mi opinión.

En vuestros discos no faltan detalles, desde el cuidado sonido, portada, fotos, libreto, carteles, camisetas, etc. ¿Quién se encarga de todo esto y cuál es vuestra idea de la imagen de un grupo? S: Somos una banda muy de hacérselo uno mismo. Yo soy ilustrador y diseñador gráfico, Sergio es montador de vídeo, Kike es productor y tiene su propio estudio… por eso tenemos una visión diferente. Nos intentamos hacer cargo de todo lo que podemos porque además es nuestra profesión. Si algo se nos escapa, no dudamos en contratar un profesional del asunto, como es el campo de la fotografía, que se la encargamos a Juan Antonio Partal, el cual ya es amigo de la banda y colabora en los vídeos. Hacemos un equipo muy operativo, lo cual es una ayuda moral y económica

Sinceramente, hacía tiempo que no veíamos una banda novel con una gira tan extensa y además con tantas fechas en Andalucía (repitiendo incluso ciudades) ¿Por qué creéis que os está sucediendo esto? S: Y a mí que me parecen pocos (risas). Estamos muy contentos con la respuesta. Estamos continuamente buscando salas y eventos donde poder tocar en directo, que es lo que al fin y al cabo queremos, necesitamos y el motivo de que estemos metidos en esta banda. Por ahora, nos centramos en Andalucía por motivos logísticos. Pero nuestra intención es salir a cualquier ciudad y sabemos que nuestra música en Galicia, Euskadi y Catalunya va a gustar por su cultura musical. En Madrid hemos tocado dos veces, y ha funcionado muy bien en cuanto a público y medios.

¿Cómo se puede explicar lo que sucede en un concierto de El Gran Oso Blanco? Kike: Somos un grupo bastante enérgico encima del escenario. Intentamos divertirnos, para nosotros eso es esencial, si no hay diversión, no hay rock and roll. Ese buen rollo lo transmitimos al público ya que por ahora todos los conciertos que hemos tenido han sido así; diversión, buen rollo y un público bastante entregado y receptivo. La verdad no esperábamos esta buena aceptación por parte del público. Un primer disco nunca sabes la repercusión que puede tener al ser una banda completamente nueva y las sensaciones están siendo más que positivas.

Vuestros temas están cargados de grandes riffs. ¿Os gustaría que se pudiera “jugar” con vuestras canciones en juegos como Guitar Hero? S: ¡Eso estaría de puta madre! Yo soy más de una Gibson y un Marshall, pero molaría, sobre todo para las primeras fases de pubs mugrientos (risas). Bromas aparte, el riff como unidad máxima de power rockero es importante para nosotros, procuramos mimarlo y hasta que no sea un gran riff no paramos de darle vueltas. Un riff debe ser esa serie de notas que se agazapan en tu memoria y te asaltan en los momentos más inesperados… ¡eso es la ostia!

Os estáis tomando la carrera del grupo con pasos firmes y calando en la gente y medios (pero sin prisa). ¿Cuál es vuestro objetivo inmediato como banda? S: Nuestro objetivo como banda no es otro que hacer música y tocar en directo, y crecer poco a poco en este sentido. Todo lo demás relativo al mundo de la farándula roquera, la verdad es que personalmente me importa un carajo, y además, creo que es un método de supervivencia en el mundo de la música que, a mi al menos, me ha funcionado toda la vida.
María Santiago

WhatsApp