¿Por qué una banda aclamada por la prensa europea mantiene un estatus bastante menor en relación a otros grupos que no suscitan el mismo entusiasmo entre la crítica? ‘The Storm Within’, décimo disco de Evergrey, mantiene las señas de identidad del grupo, y alcanza, de nuevo, altísimas cotas de calidad, intensidad y emoción en su propuesta.

Su líder Tom Englund, y el batería Jonas Ekdahl nos hablan de la extraña posición que mantiene Evergrey en el panorama metálico, que se debe quizá a que sonaban demasiado progresivos cuando no se llevaba, y ahora que casi todo es progresivo mantienen un gusto por las estructuras directas y las melodías, que les aleja de nuevo de la pretenciosidad dominante.

Parece que el grupo está en un momento ascendente en cuanto a creatividad. Algo que Jonas confirma, “la clave es la confianza; es lo que surgió en 2014 para hacer ‘Hymns For The Broken’. Cualquier duda, cualquier problema despareció, y todo lo que quedó fue confianza”. Confianza que parece reflejarse en la música, pues aparentemente estamos ante el disco más optimista, más luminoso en lo musical de la carrera de Evergrey. Una afirmación que sorprende a Tom: “es curioso, para nosotros es exactamente lo contrario, pero tienes razón, si consideras solo el aspecto musical sí hay algo más de luz. Al final lo bueno es que cada persona tiene su propia interpretación y de alguna manera la da nueva vida al disco”.

“Pasó con el thrash metal, black metal, gothic metal, y el progresivo, hay bandas que aportan y otras que son genéricas. Ésa es la distinción” Tom Englund

En lo conceptual, ‘The Storm Within’ se adentra en terrenos más emocionales: la pérdida y el dolor. Para Tom “La idea principal detrás del concepto del disco es algo que todos hemos experimentado, y eso facilita escribir sobre ello, pero al mismo tiempo dificulta hacerlo interesante y huir de tópicos. Por eso hemos situado la historia en otra época y lugar”. Ambientación futurista que también ha alcanzado al sonido del disco, pues la banda ha buscado, con la producción y la mezcla, reflejar ese otro mundo y esa otra época, como explica Jonas: “Queríamos plasmar el ambiente post-apocalíptico en el que se desarrolla la historia en el sonido, y Jacob [Hansen, mezclas] tuvo claro cómo desde el principio. Para este disco ha buscado algo más tridimensional, más hi-fi y al escucharlo, en las condiciones adecuadas, el resultado es increíble”.

Colaboración de Floor Jansen en dos de los temas, tres clips filmados… Tom: “Sigo viéndolo como un todo, algo que se disfruta más escuchado de principio a fin, no de forma aleatoria. Así el oyente no pierde el hilo de la historia, y con ello buena parte del interés del disco. Nos llevó mucho tiempo decidir el orden de las canciones, y es que la manera en que fluyen es más importante que cada una de ellas por separado”.

¿Por qué Evergrey no aparecen entre los grandes nombres del prog ahora que todo es progresivo? Jonas: “La etiqueta progresivo se aplica con demasiada facilidad ahora mismo. En realidad no sé muy bien qué se necesita para ser progresivo”. Y remata Tom: “Ni siquiera creo que Evergrey sea una banda progresiva, en el sentido en el que pueden serlo Opeth o Dream Theater; somos progresivos en el sentido de que siempre hemos intentado progresar, evolucionar y no hacer siempre el mismo disco”. Sin embargo, con esta nueva fiebre de lo progresivo que ha infectado (casi) todo, Evergrey debería resultar apetecible para más gente… Tom no parece preocupado al respecto, y se explica esta nueva ola porque “la gente se ha cansado de escuchar música ‘fast food’. No tiene tanto que ver con los géneros en sí como con sonar genérico. Dentro del pop, o del metal o de cualquier otro género hay bandas que aportan algo y otras que son genéricas. Ésa es la distinción. Pasó con el thrash metal o el gothic metal, y pasará con el progresivo. Tampoco me preocupa, lo mío es intentar seguir haciendo buenos discos, y las etiquetas no son algo que me interese. Ni colocarlas ni hacer música de acuerdo a ellas”.
Z

This Is Metal #16 a la venta aquí