fbpx
Ad
Ad
Ad

Mick Rock ha sido, sin lugar a dudas, uno de los fotógrafos más significativos y reconocidos del mundo del rock y las artes en general. En el día que nos ha dejado vamos a recordar cinco de sus mejores portadas de discos.

This Is Rock, This Is Metal, Especiales a la Venta

Conocido como “el hombre que fotografió a los 70”, por el objetivo de su cámara han pasado icónicas rockstars de la talla de David Bowie, Lou Reed, Freddie Mercury, Iggy Pop, Syd Barrett, Mick Jagger, Marc Bolan, Rory Gallagher, Joan Jett o Patti Smith, y bandas tan relevantes como los Rolling Stones, Queen, Talking Heads, Roxy Music, Slade, Sweet, Thin Lizzy, The Ramones, Sex Pistols, Blondie, Mott The Hoople o Mötley Crüe. Rock supo captar como pocos la magia del directo en toda su esencia e inmediatez, durante los salvajes y glamurosos 70.

“Huelo las imágenes más de lo que las veo. Y escucho las imágenes más de lo que las huelo. Es muy adictivo”

La efervescencia del glam rock británico durante los primeros años 70 fue el principal caldo de cultivo en el que Mick Rock centró su cámara, y de hecho, durante la etapa dorada de David Bowie con su “alter ego” Ziggy Stardust, Mick Rock se unió a él artística y personalmente entre 1972 y 1973, convirtiéndose en fotógrafo y socio creativo del icónico cantante, accediendo así a su círculo íntimo, parte del cual queda retratado en el libro “The Rise Of David Bowie 1972-1973”, una retrospectiva única recopilada en 2015 con el consentimiento del propio Bowie y publicada por la editorial Taschen. También produjo y dirigió vídeos musicales de algunas canciones clásicas de Bowie, como ‘Life On Mars?’, ‘John’, ‘I’m Only Dancing’, ‘The Jean Genie’ o ‘Space Oddity’.

Sus fotografías inmortalizaron portadas de álbumes de Lou Reed (‘Transformer’, ‘Sally Can’t Dance’, ‘Coney Island Baby’, ‘Rock and Roll Heart’, ‘Growing Up In Public’, ‘The Blue Mask’, ‘American Poet’), Queen (‘Queen II’, ‘Sheer Heart Attack’), Iggy Pop (‘Raw Power’), David Bowie (‘David Bowie’, ‘Pin Ups’), Syd Barrett (‘The Madcap Laughs’, ‘Barrett’), Rory Gallagher (‘Rory Gallagher’, ‘Deuce’, ‘Live In Europe’, ‘Calling Card’), Johnny Winter (‘Captured Live!’), Ramones (‘End Of The Century’), Cat Stevens (‘Foreigner’), Steve Harley & Cockney Rebel (‘The Psychomodo’, ‘The Best Years Of Our Lives’, ‘Timeless Flight’, ‘The Candidate’, ‘The Quality Of Mercy’), Joan Jett (‘I Love Rock ‘n’ Roll’, ‘Album’) o Mott The Hoople (‘All The Young Dudes’), entre otros. También fue Jefe de fotografía en la película “The Rocky Horror Picture Show”.

“No entro en una sesión con la intención de hacer ningún tipo de declaración. Voy buscando lo misterioso, cómo explorar el enigma único de la situación. Creo que la fotografía se trata tanto de ocultar como de revelar. La resolución radica en el acto de congelar. La emoción es aprovechar el momento mágico.”

“Hay momentos en las sesiones en las que soy como un cable vivo. Hay un momento en el que mis modelos se adhieren por completo al extremo de mi lente y, literalmente, puedo sentir cómo se contraen. Es una sensación clara y aguda. No tengo que verlos porque estoy totalmente identificado con ellos”.

Rock ha organizado memorables exposiciones de su amplia obra fotográfica en Londres, Nueva York, Los Ángeles, Tokyo, San Francisco, Las Vegas o Amsterdam. Aparte del mencionado “The Rise Of David Bowie 1972-1973”, ha publicado varios libros de fotografía como “Blood And Glitter” (Vision On Publishing Ltd, 2001), “Killer Queen” (Genesis, 2003), “Classic Queen” (Sterling, 2007), “Picture This / Debbie Harry & Blondie” (Omnibus, 2004), “Raw Power / Iggy & The Stooges” (Omnibus, 2005), “Rocky Horror” (Schwarzkopf, 2006), “Psychedelic Renegades / Syd Barrett” (Genesis, 2002), o “A Photographic Record 1969 – 1980” (Century 22, 1995).

El siguiente enlace es un buen reflejo de la trayectoria y el pensamiento de Mick Rock como fotógrafo de las más grandes estrellas del rock:

Lou Reed ‘Transformer’, 1972

“Cuando le mostré a Lou los negativos, se concentró en la toma de ‘Transformer’. Yo mismo hice la impresión, como solía hacer en aquellos años. La primera prueba que hice se desenfocó durante la exposición. A Lou le encantó el resultado. Me tomó doce intentos reproducir este accidente para la impresión final más grande de la portada del álbum.

“Siempre amé a Lou. Pensé que era fabuloso en todos los sentidos y el hecho de que era todo un jodido ser humano imperfecto. Bueno, eso nunca me preocupó. Para mí, ese era el signo de un verdadero artista. Siempre vi la oscuridad y la luz con Lou”.

“Lou era un sujeto fascinante. Tenía una presencia enigmática; pero no era un hombre vanidoso. Rara vez se miraba al espejo, pero era muy consciente de su personalidad visual. Nunca criticó los resultados de una sesión. Simplemente se centraba en lo que le gustaba y le gustaba especialmente este marco” por Mick Rock

Queen ‘Queen II’, 1974

“Todos eran muy educados. Dos de ellos tenían un doctorado; Roger Taylor se había formado para ser dentista. Nunca fueron muchachos de la clase trabajadora”

“Los dientes de Freddie eran su principal preocupación al tomar fotos. Tendían a sobresalir y él quería disfrazar esto. Un día abrió mucho la boca para mostrarme el problema. Tenía demasiados dientes. Cuatro extra en la parte posterior de su paladar que empujaron a los demás hacia adelante. Cuando le señalé que esto era relativamente fácil, aunque doloroso, de corregir, me dijo que no podía. ‘Tengo miedo de que pueda afectar a mi voz. Necesito los dientes extra’. Nunca entendí realmente por qué, pero Freddie estaba convencido”.

“Recuerdo que Freddie me dijo, ‘lo más importante es vivir una vida fabulosa. Mientras sea fabulosa, no me importa cuánto tiempo dure’. Freddie Mercury era uno de mis seres humanos favoritos, una joya de hombre” por Mick Rock)

Iggy Pop ‘Raw Power’, 1973

“Todos los Stooges estaban bastante zumbados. Ellos eran los primeros en admitirlo. Escuché a Iggy decir que cuando regresó a los Estados Unidos después de las sesiones de ‘Raw Power’, apenas podía mantenerse en pie. Tenía suerte de ser físicamente fuerte. O tal vez solo tenía suerte … para ser un tipo pequeño, tenía una constitución increíble. Me refiero a él y Lou, por todo lo que hicieron pasar a sus sistemas nerviosos … Yo mismo me pasé también bastante, pero era un aficionado en comparación con estos dos”.

“Iggy Pop es, podría decirse, extremo. Palabras como espontáneo e impredecible, aplicadas con frecuencia a él, se quedan un poco cortas. Iggy es un monstruo. La personificación del desafío. Como algo enjaulado y muy enojado. Algo soñado por Carl Jung”.

“Cuando la audiencia se enfrentaba a Iggy Pop –la auténtica encarnación de sus peores miedos–, luchaba filosóficamente por ponerse a cubierto. Iggy ya había cambiado la alienación y la desesperación por su versión más agresiva: el nihilismo” por Mick Rock

David Bowie ‘Pin Ups’, 1973

“Experimenté a David Bowie sobre todo como una obra de arte viva, modulando y mutando constantemente como una serie de reflejos sorprendentes en un espejo agrietado. Era fascinante: Ziggy Stardust representaba una nueva generación en el rock ‘n’ roll, un sicario deshonesto con su propia agenda, un galán posmoderno con el destino en su mente, un soñador de Dadá con brillo en el alma. Él era la Pimpinela Escarlata en fabuloso arrastre. Él era lo que aquél tiempo necesitaba y mucho más”.

“Como una hermosa marioneta, agitaba sus largas piernas y movía sus bien engrasadas caderas. Si era una puta, como a menudo se describía a sí mismo, sin duda lo era de clase alta. Su maquillaje era perfecto, su ropa de escenario era seductoramente extravagante y bellamente ajustada, y… no sudaba. Rockeaba y se balanceaba a través de un set completo de noventa minutos sin un centelleo. Tampoco era un simple guasón, como pronto descubrimos todos. Podía poner mala cara, inclinar la cabeza con coquetería, reír, pero siempre se le ocurría lo mejor” por Mick Rock

Syd Barrett ‘The Madcap Laughs’, 1970

“Mi relación cultural más significativa fue con Syd Barrett, amigo desde mi época de estudiante antes de que supiera cómo apuntar con una lente. Luego, en el borde de mi paisaje onírico, un parpadeo alienígena…Parpadea una vez y te vas, parpadea dos veces y eres libre…”.

“Lo fotografié por primera vez en 1969 en la época de ‘The Madcap Laughs’. Había adquirido el día anterior un objetivo de 28 mm para mi maltratada Pentax de segunda mano. Syd fue mi primer experimento con ella. Estaba muy infeliz y retraído y acababa de dejar a Pink Floyd. Pero me permitió conectarme con su rabiosa y hermosa luminosidad. Esa tarde fue la primera vez que me induje verdaderamente del poder alquímico de la cámara y la película”.

“Syd sintió curiosidad por ver los resultados, pero no quiso copias para él. Sentí que casi estaba asustado por el poder de su propia imagen. A la chica de la foto se la conocía como ‘Iggy la Esquimal’. Ella vivía con Syd en aquel momento. No creo que él supiera su verdadero nombre. Nunca supe qué fue de ella” por Mick Rock

Todos los comentarios de Mick Rock están extraídos de su magnífico libro de fotografía “Blood and Glitter” (Vision On Publishing Ltd, 2001).
Tomás Bonilla Núñez

Comentarios Cerrados.