fbpx

Troy Redfern presenta ‘Ghosts’ de su nuevo álbum ‘The Fire Cosmic’ que saldrá a la venta en agosto. Una obra de orfebrería rockera con todo genio de la slide.

This Is Rock, This Is Metal, Especiales a la Venta

‘Ghosts’ es un ejemplo del rock bien asentado en las raices, pero con un sonido moderno, mostrando el poderoso talento de Redfern para la guitarra, sus limpios tonos vocales y su épica composición.

Tocando su desgastada resonator National Triolian de 1929 en el porche de una cabaña de madera de los Apalaches, Troy Redfern evoca temas míticos del amado antihéroe. Junto a la voz descarnada, la guitarra slide de Redfern es tan inquietante y sinuosa como la propia canción. Los ardientes golpes de guitarra slide llevan a esta canción a una acumulación furiosa con tambores arrastrados, armonías y una sensación épica de raíces rock. Todo ello ambientando en un vídeo de entorno de western, que muestra una historia clásica de una relación malograda, en la que lo que queda son los recuerdos, imágenes fantasmales de un amor perdido.

El nuevo álbum de Redfern, ‘The Fire Cosmic’, sigue a cinco álbumes sin precedentes que Troy lanzó en 2020. Fue grabado en los legendarios Rockfield Studios en el norte de Gales, producido por Paul «Win» Winstanley. Para la grabación del nuevo álbum, Troy reclutó a una de las mejores secciones rítmicas del Reino Unido, incluyendo al legendario Darby Todd en la batería (Robben Ford, Martin Barre, Paul Gilbert), y Dave Marks en el bajo (Hans Zimmer).

El álbum de Troy cuenta con guitarras resonadoras vintage, como la National Triolian Resonator de 1929, la National Style O Resonator de 1930 y la Silvertone Jupiter de 1962, además de varias Strats y Les Pauls. Troy utiliza una Diamond Bottlenecks «Signature Troy Redfern» Glass Slide en todas las pistas.

El talento de Troy Redfern, un artista de blues apasionado, intenso y de espíritu libre, incluye una intrépida interpretación de la guitarra slide, una voz emotiva y una composición expansiva y rica. Este multiinstrumentista, cantante y compositor, mezcla el blues contemporáneo, las raíces y el rock con toques de algunos de los grandes del blues rock del pasado.

Cuando empezó a tocar la guitarra en su adolescencia, Troy absorbió rápidamente las influencias musicales de los primeros pioneros del blues y la energía de los iconos del rock de los años 70 y 80. El punto de inflexión llegó cuando descubrió las afinaciones abiertas y la guitarra slide.

«Sentí inmediatamente que había llegado a casa en el momento en que me puse un cuello de botella y empecé a tocar slide. Al instante me pareció completamente natural. Este estilo de tocar me ayudó a encontrar mi verdadera voz en el instrumento».

Comentarios Cerrados.