fbpx

Si hay una banda en este planeta que ha sabido canalizar espiritualidad y ritualismos en el metal, ésa es Sepultura. Esa raíz tan tribal y auténtica despertó la atención de la escena hasta encumbrarlos como los nuevos elegidos del thrash.

Eso ocurrió allá por el 1996, cuando 12 años después de que se formase el embrión del grupo, se publicaba ‘Roots’. Alabado por unos, odiado por otros, la producción de Ross Robinson no dejó a nadie indiferente. Tampoco lo hicieron los nuevos temas, lentos y densos. Pero la suerte quiso que su frontman, Max Cavalera, abandonase la formación. ¿Y ahora, qué?

Han pasado 24 años desde entonces, Sepultura han parido grandísimos discos, y es más que probable que el rechazo al cambio provocase que muchos de sus seguidores más fieles no aceptasen la entrada de un nuevo vocalista.

Por eso te traemos estos 10 temas de la segunda etapa de la banda, para que vuelvas a unirte a la Sepulnation, esa que disco tras discos ha ido creciendo hasta convertirlos en leyendas.

Come Back Alive (Roorback, 2003)

‘Roorback’ abría con toda una declaración de intenciones. “Enviado a esta guerra, sólo puedes luchar”. Como si cada concierto, cada disco publicado, fuese una batalla, dejaban claro que no iban a dar su brazo a torcer. El riff asesino de Kisser y la batería apabullante de Igor llegan con la sana intención de volarnos los sesos.

Convicted In Life (Dante XXI, 2006)

Corta, intensa y removiendo conciencias, la primera canción elegida para representar a ‘Dante XXI’ tiene todos los ingredientes que han hecho grandes a Sepultura. Prepárate para entrar en un bucle de movimiento involuntario, porque si ‘Convicted in Life’ no hace que te levantes es posible que nada lo consiga.

Choke (Against, 1998)

Max Cavalera se ha cansado de decir que sus ex compañeros no han firmado ni un solo tema bueno desde su partida. ¿Quieres crudeza y agresividad sin perder el efeto tribal? ‘Choke’ fue la carta de presentación de Derrick Green y el impacto entre el público que este tema desata en directo habla por sí mismo.

Kairos (Kairos, 2011)

La cara más oscura de la música de Sepultura tuvo su salida en ‘Kairos’. Si para los antiguos griegos kairos era una manera de secuenciar el tiempo, es Jean Dolabella, encargado de sustituir en su día a Igor Cavalera, el que hace magia con los tiempos de ‘Kairos’. No tienes más que fijarte en la carga de intensidad que el control de doble bombo del señor Dolabella inyecta a la canción.

I Am The Enemy (Machine Messiah, 2002)

El hecho de que Sepultura enriquecieran su sonido con algunos arreglos extra hizo que más de uno viera demasiada “sofisticación”. ‘Machine Messiah’ goza de esta ayuda extra, pero canciones como ‘I am the Enemy’ rezuman por los cuatro costados la mala leche que la banda respiraba en tiempos, blast beat incluidos.

The Vatican (The Mediator Between The Head And Hands Must Be The Heart, 2013)

La clásica ‘Metrópolis’ de 1927 fue la elegida para dar título, y trasfondo, a ‘The Mediator…’. Estrenaban batería, el joven Eloy Casagrande, que bebe de la potencia de Igor y la pasa de técnica. ‘The Vatican’ no es sólo un videoclip cuya producción parece una producción cinematográfica, no, es el sonido que emite la rabia enfurecida cuando pasa a través del filtro de los brasileños.

False (Dante XXI, 2006)

Pura actitud punk como en los viejos tiempos, pero revisitada. ‘Dante XXI’ sirvió para adelantar cosas que Sepultura repetirían de nuevo más adelante, como la introducción de otros instrumentos de cuerda, no sin cierta polémica, pero ¿Cuándo han estado Sepultura exentos de ella?

What I Do (A-Lex, 2009)

El primer disco de Sepultura sin ninguno de los Cavalera en sus filas volvió a causar cierto revuelo por su complejidad. Recogiendo el legado literario de ‘La Naranja Mecánica’ (el libro, no película) decidieron continuar la senda iniciada con ‘Dante XXI’. Sepultura siempre han estado un paso más allá y como reza el estribillo “Hago lo que hago porque me gusta hacerlo”.

Isolation (Quadra, 2020)

¿Quieres un riff tan furioso y rápido como los de antes? Pues el último trabajo de Sepultura no sólo ofrece a sus fans lo que la banda aportaba al thrash metal antaño, sino que muestra a una de las formaciones más sólidas que jamás hayan tenido. Eloy Casagrande se asegura con su participación en este tema que YouTube no se llene de baterías intentando hacer lo que él sí hace.

Sepulnation (Nation, 2001)

‘Nation’ fue un disco muy castigado en su momento, aunque de manera incomprensible, pues los brasileños tenían aquí todos los ingredientes necesarios para haber creado un nuevo catálogo de himnos. No se trataba de hacer un tema para sus fans, sino de crear algo más grande, los primeros pasos de una nación. Green desgarra sus cuerdas vocales en embravecidas líneas, como la de ‘Sepulnation’.
Bloody Bunny

Comentarios Cerrados.