fbpx
Ad
Ad
Ad

Aún no hemos podido recuperarnos del shock de la perdida de David Longdon, toda una inspiración y motor del progresivo actual. Desde la Pérfida Albión Astronomy Domine nos recuerda una de sus obras más significativas.

This Is Rock, This Is Metal, Especiales a la Venta

Esto va a ser duro. Hace unas semanas, mientras revisaba la colección de discos que he estado construyendo desde que me mudé al Reino Unido, llegué a Big Big Train, y escribí unas líneas acerca de ‘The Underfall Yard’ para colgarlas en mis redes sociales.

Por esas cosas de las casualidades que nunca deberían ocurrir, unos minutos después me enteraba de la muerte de David Longdon, vocalista de los británicos, a consecuencia de un accidente que parecía haber sufrido el día anterior. Un par de semanas después, todavía no lo podía creer.

Creo honestamente que David era un músico y frontman de gran talento. No solo era poseedor de un timbre de voz con una increíble similitud al del Peter Gabriel de la era clásica de Genesis, sino que también poseía el gusto de Gabriel por la teatralidad e hizo esta herencia suya, renovándola a través de sus propias características, personalidad y fortalezas.

Es muy difícil señalar claramente uno sólo de los logros artísticos de David pero, si se me fuerza a ello, dirigiría mi atención a ‘Folklore’ de 2016. Creo que esto se debe a que este álbum contiene dos de mis temas favoritos de todo el catálogo de la banda: ‘London Plane’ y ‘The Transit Of Venus Across The Sun’.

 

Escritas con un buen gusto y una elegancia exquisitos, ambos temas muestran los temas marca de la casa Big Big Train (convertir paisajes británicos en música, o describir poéticamente logros científicos de épocas pasadas), mientras mantienen la llama del rock progresivo británico clásico ardiendo con firmeza con preciosas y juguetonas secciones instrumentales que nunca se olvidan de subrayar lo verdaderamente importante aquí: la canción, sin caer en el pecado más común de la escena progresiva actual: el pavoneo instrumental sin sentido.

 

Simplemente escucha la sección de guitarra final de ‘The Transit Of Venus Across The Sun’ que Rikard Sjöblom se marca, e intenta no sentir un nudo en la garganta mientras contemplas tal majestuosa belleza hecha música. O intenta no reír de pura alegría mientras David alcanza las notas más altas al final de ‘London Plane’.

Y la cosa no acaba ahí: ‘Wassail’ y ‘Telling The Bees’ muestran una vez más como la banda no se corta a la hora de componer canciones más directas en la mejor tradición de ‘Make Some Noise’, que funcionan como un reloj suizo.

Podría seguir y seguir, pero creo que es mejor si te haces un regalo a ti mismo, te sirves una taza de buen té, te sientas en tu sillón favorito y le das al “play” porque, como el mismo David canta aquí: “El tiempo y la marea no esperan a nadie”

Adios, David. Y gracias por las grandes canciones.
Astronomy Domine

Comentarios Cerrados.