April Wine The Nature Of The Beast This Is Rock Revista Especializada - Classic Rock, Hard Rock, Heavy Metal, Prog Rock, Blues Rock

Como el buen vino han cosechado el reconocimiento que merecían con los años, y ahora de la mano del también canadiense Martin Popoff rememoramos ‘The Nature Of The Beast’.

Bachman-Turner Overdrive y Rush habían demostrado que unos muchachos canadienses ateridos de frío podían dar la campanada en Estados Unidos, aunque sin poder obviar las dificultades. Obstáculos que dejaron un reguero de compatriotas caídos en la Ruta 66: entre los más notables, Helix, Moxy, Coney Hatch y Max Webster. Loverboy fueron una extravagante estrella fugaz, y por la misma época, hubo dos casos de conjuntos más veteranos a los que la jugada les salió bastante bien, no durante mucho tiempo, pero sí poniendo a lucir los neones del éxito muy intensamente. Hablo de Triumph… y de April Wine.

En 1981, April Wine tenían a sus espaldas dos álbumes comparativamente de mayor octanaje: ‘First Glance’ de 1978, y el clásico en su catálogo ‘Harder… Faster’, al año siguiente.

¿Andaba la banda en pos de algo? “Si había algún objetivo, tuvo que ser algo que saliera de la discográfica, y que llegara a Myles (Goodwyn, guitarra, voz), sin decirme palabra a mí”, comienza Brian Greenway, uno de los tres guitarristas del grupo. “O a lo mejor lo sabía alguno otro del grupo. Seguíamos en la cresta de la ola donde nos habían puesto ‘First Glance’ y ‘Harder… Faster’, y salimos por primera vez a grabar al extranjero. Ese disco se grabó en Inglaterra con Mike Stone. Fuimos a los estudios The Manor, como a quince kilómetros de Oxford. Una experiencia muy diferente. Estuvimos alrededor de tres meses atrapados allí. Nadie tenía coche. La libra esterlina valía mucho más al cambio que el dólar canadiense, y recuerdo sentirme como en una trampa. No había nada, un pueblito, y un pub a más de un kilómetro. Al menos llegamos a ver esa parte de Inglaterra y me daba mis paseos por el canal. Si volviera a ese punto, haría las cosas de otra forma e intentaría disfrutarlo más. Estaba acostumbrado a otros lujos, puedes llamarme mimado: una buena casa en Le Studio y coche, para ir a donde me placiera, y en cierto modo eso fue como un retiro del grupo. Mike Stone y Myles primero, y luego Gary (Moffet, guitarras) y Steve (Lang, bajo) y yo. Pero no lo pasé bien allí, y eso creo que se trasluce en la música, toda esa frustración, al menos en lo que hice yo”.

Si Brian se refiere a que el álbum despedía agresividad, está bastante en lo cierto, aunque el sonido fuera menos heavy que el de ‘Harder… Faster’. De todos modos, podría decirse que ‘The Nature Of The Beast’ es un serio aspirante al puesto de segundo álbum más duro de la banda, en apretada lid con ‘First Glance’ y esa anomalía primeriza titulada ‘Stand Back’.

El álbum se abría con ‘All Over Town’, pieza que también se escogió como primer single. Rock duro afilado, con inclinaciones pop, y reminiscencias de la estructura invertida de ‘My Sharona’. Un corte contundente y unos arreglos interesantes. En su conjunto, una canción de rock pegadizo apta para la radio.

[Sigue leyendo este artículo de Martin Popoff en el This Is Rock de Noviembre]