This is Metal

1349 Mantener el legado del Black Metal

1349 surgen de las entrañas para escupir ‘The Wolf and The King’, una odisea tempestuosa que la canaliza la energía primordial de la segunda ola del black metal

“Decibelica

«No me gustaba la dirección que tomó el black metal a mediados de los 90», recuerda Ravn, vocalista de 1349. «Empezó a perderse todo lo que me gustaba del black metal: lo lúgubre, lo inquietante, las emociones primarias que me cautivaron y me llevaron a esa esfera. Había bandas con sintetizadores que se vestían con camisas piratas y parecían góticos. Arruinó algo que llevo en el corazón”.

En 1997, Ravn formó 1349 y reclutó al bajista Seidemann y al ahora exguitarrista Tjalve para que le ayudaran a recuperar aquel espíritu de carnicería de black metal. La formación de siempre, formada por Ravn, Seidemann, el guitarrista Archaon y el batería Frost (también de Satyricon), se mantiene desde 2001. «Encontré gente que pensaba como yo», dice Ravn de sus compañeros de banda. «Queríamos recuperar la marca registrada del black metal noruego, tal y como se presentaba a principios de los 90. Cada vez que sacamos un disco, ésa es la inspiración y el telón de fondo».

«Todos trabajamos juntos para hacer el mejor black metal. Es nuestro objetivo común. Somos una banda con una misión» Ravn

‘The Wolf and The King’, el octavo álbum de 1349 aprovecha la energía primordial de la segunda oleada de black metal que definió la década y la canaliza a través de misterios ancestrales y el implacable caos global de la década de 2020.

El título del álbum procede de una alegoría alquímica clásica: “Un lobo devora a un rey”. Luego, el lobo es devorado por las llamas y un nuevo rey resurge de las cenizas. «La primera vez que oí hablar de alquimia, cuando era joven, era gente que convertía el metal en oro», dice Ravn. «Más adelante, a través de diversas literaturas y prácticas mágicas, me di cuenta de que lo que estás convirtiendo en oro es metafórico. Se trata del desarrollo personal, básicamente. Uno quiere ser lo mejor que puede ser, y eso es lo que intentamos hacer nosotros también. Intentamos superarnos, matar nuestros egos para crecer como personas. Si no lo haces, morirás. No resurgirás de tus cenizas».

El single principal, «Ash of Ages», combina thrash con toques de metal extremo y una temática propiamente catastrofista. «La canción se basa en una historia que leí sobre una capa de ceniza que cubrió la Tierra hace 12.000 años», explica Ravn. «Esta capa de ceniza procede de un meteorito que golpeó la Tierra durante la Edad de Hielo. Derritió gran parte del hielo, y de ahí surgió el Diluvio Universal. El Diluvio Universal aparece en la Biblia, pero se escribió sobre él en todas las culturas antiguas. La teoría es que arrasó con muchas otras culturas antiguas que tenían un nivel de inteligencia más alto que las que se encontraron después del diluvio. Así que posiblemente hizo retroceder a la civilización humana muchos miles de años».

Lanzado como un maxi-12” de una cara con un grabado en la otra de Jordan Barlow -quien hizo todo el arte de ‘The Wolf and the King’ (así como el álbum de 2019 de la banda, ‘The Infernal Pathway)’-, ‘Ash of Ages’ es también una advertencia para revisar tu ego. «Pensar que eres importante, que eres cualquier cosa menos una hormiga ahí abajo, es inútil», señala Ravn. «Al final, todo será arrastrado y no quedará nada».

‘Shadow Point’ se completa con un vídeo y revisita el dominio sónico de ‘The Infernal Pathway’ con un groove headbanger clásico. «Este tema hace referencia a la estrella de Algol, o la ‘estrella demoníaca’”, explica Ravn. «En realidad son dos estrellas que giran una alrededor de la otra, y la pequeña está devorando a la grande. Los seres humanos han visto esta estrella desde muy antiguo, y ha tenido muchos nombres a lo largo de los años. Es una parte conocida del mundo mágico, así que quise incluirla en una canción».

El tema que abre el álbum, ‘The God Devourer’, también tendrá un vídeo. «La letra se basa en el principio alquímico de devorar todo lo que te impide convertirte en un ser humano mejor», explica Ravn. «Establece el tono ominoso de todo el álbum».

Grabado en Amper Tone en Oslo, Noruega, y en New Constellation R.M.P. en Orlando, Florida, ‘The Wolf and the King’ fue producido y mezclado por Ravn y Jarrett Pritchard (Eulogy, Pulchra Morte), el veterano mago sónico de la banda que también trabajó en sus dos álbumes anteriores. Las letras fueron escritas por Svartalv, que lleva veinte años trabajando con 1349.

El elaborado material gráfico de Jordan Barlow para ‘The Wolf and the King’ refleja la posición cronológica del álbum en la discografía de 1349. “Éste es nuestro octavo álbum, y el material gráfico y las letras están llenos de referencias a este número del infinito», explica Ravn. «Básicamente puedes ir en una búsqueda encontrando referencias al número en el artwork”.

Hazte con tu copia física o en versión digital de 1349 aquí

Comentarios Cerrados.