fbpx
Destacado

Iommi, Black Sabbath y ‘Paranoid’

Pinterest LinkedIn Tumblr

La televisión belga creo este pionero vídeo clip de ‘Paranoid’ del homónimo álbum de septiembre de 1970, y del que Iommi recuerda su proceso de gestación en This Is Rock.

Tony Iommi, «La Mano de la Perdición», creó un estilo ominoso para configurar la guitarra heavy metal a través de una SG renovada y un ampli Laney. Bueno, tal vez el verbo “crear”“ es un poco demasiado sofisticado para describir lo que Tony consiguió. Él lo explica como “algo que me salió así de dentro”. Y eso que emergió finalmente en septiembre de 1970, el segundo LP de Black Sabbath, eran 42:06 minutos de los riffs más oscuros y lóbregos que se habían oído hasta la fecha.

¿Y fue una decisión consciente el cultivar esa imagen satánica con la que os habían presentado en el debut? Todo era muy turbio, ya sabes, el rollo satánico… Por lo que a mí respecta, Black Sabbath lo componíamos unos chavales espabilados de clase trabajadora. Escuchábamos lo que decían en la televisión, en los medios de comunicación… y en ese mundo adulto lo único que te repetían era lo fantástico que era todo y la grandeza de Gran Bretaña. Y no entendía que fuera así. Eso no era lo que veía en el sitio donde crecí. Esas sensaciones estaban en nuestras primeras canciones. Nuestra música era como un volcán de emociones, algo en erupción. Una energía. Y tocando era el único cauce para darle salida. Creo que lo dijo Ozzy en una ocasión, y yo lo siento igual: “Si no estuviera en una banda de rock and roll, estaría en la cárcel”. Había una cordura en la música.

“Teníamos una energía enorme, un poderío…. iracundo” Tony Iommi

Una vez decantado por Gibson, ¿trabajaste mucho con la guitara a solas para prepararte de cara a las sesiones? No, soy incapaz. Me aburro practicando solo. Puedo estar solo un rato, y ya lo dejo. Para eso soy lo contrario a autodidacta. Las cosas me salen cuando estoy con gente. Así se me ocurrió el material de ‘Paranoid’. En algunas canciones, tocaba la rítmica y me lanzaba a por el solo. Luego a lo mejor metía unos acordes extra de fondo. En las ocasiones en que me concentraba en el solo, lo que evitaba siempre era repetir algo un sinnúmero de veces. Para mí, había que mantener la frescura.

¿Y cómo os afectó el éxito de ‘Paranoid’? Te sentías muy fuerte: la sabbathmanía, la escolta policial, todo eso. Cuando sucedió aquello, te entraba una sensación de peligro también muy intensa. Peligro porque todo eso es una ilusión, y no existe de verdad. Pero al mismo tiempo es justo lo que está sucediendo. Creo que todos pasamos por ello con naturalidad.
Puedes seguir leyendo esta entrevista completa en el nuevo número de This Is Rock.

 

Comentarios Cerrados.