fbpx
Ad
Destacado

Entrevista Creedence Clearwater Revival «Travelin’ Band”

Creedence Clearwater Revival “Royal Albert Hall”: entrevista con el director del documental «Travelin’ Band”, y con John Fogerty en el nuevo This Is Rock.

This Is Rock, This Is Metal, Especiales a la Venta

Exclusiva entrevista Creedence Clearwater Revival Royal Albert Hall” con el director del documental «Travelin’ Band”, Bob Smeaton, un extra para los lectores de This Is Rock a la entrevista que publicamos con John Fogerty sobre el mítico concierto el el Royal Albert Hall.

“Tom, John, Stu y Doug puede que no fueran tan famosos como John, Paul, George y Ringo, pero en abril de 1970, eran la segunda banda más grande del mundo” Bob Smeaton

Mirándolo desde tu perspectiva. ¿Qué historia nos cuentan tanto el minidocumental como la película del concierto sobre Creedence Clearwater Revival? Jonathan Clyde me habló del proyecto hace unos tres años. Trabajamos en un montón de cosas de los Beatles. Así que me dijo: “Mira, hay este proyecto que podría suceder. Es una gran banda”. Le dije: “¿Quién es la banda? Dime”» y él dijo, “CCR”. Y le dije, «Vamos, debe haber un montón de películas hechas sobre CCR» y él dijo, «No, ha habido cosas tipo MTV, pero nunca algo que sea en profundidad». Ahora tengo que ser sincero aquí. No era el mayor fan de la Creedence Clearwater Revival del mundo. No porque no me gustaran. Me encantaba Led Zeppelin, Deep Purple, The Who, los Stones, los Kinks y los Beatles. Todos eran grupos británicos, así que nunca pinché mucha música rock americana. No me gustaban los Grateful Dead. Creía que Creedence era una gran banda con canciones como ‘Proud Mary’ y ‘Bad Moon Rising’, así que pensé que, antes de involucrarme en el proyecto, volvería a escuchar algo de la Creedence. Así que volví a escucharlo y pensé: «Espera un momento. ¿Cómo me he perdido esta banda? Fogerty… gran cantante, grandes canciones, gran sección rítmica, realmente genial. Así que dije, ‘Estoy a bordo’”.

No hay nada peor que hacer un documental sobre una banda donde tienes que ir a trabajar ese día y escuchar la música si no te gusta. He tenido mucha suerte. Nunca me he visto en esa situación, sólo estuve a punto de hacerlo una vez y lo dejé porque pensé: no puedo pasar tres meses de mi vida sentado en una habitación escuchando canciones que no me gustan. Me encantaba Creedence y pensé, esto va a ser genial. Y entonces Jonathan Clyde dice: ‘El plan se basa en este concepto que tocaron en el Royal Albert Hall en abril de 1970’. Y yo dije, ‘Bien, eso es bueno. Entonces, ¿hay alguna película de ello?’. Él dijo que fue filmado en ese momento en una cinta de vídeo. Así que miré el concierto, parecía un poco granulado y no de gran calidad, pero la actuación brillaba. Pero sabía que con la tecnología que tenemos ahora, se puede hacer más nítida. Así que dije: ‘Vale, genial, estoy a bordo, sigamos adelante’ y entonces empecé a escribir el esquema, y una de las primeras cosas que escribí fue: Tom, John, Stu y Doug puede que no fueran tan famosos como John, Paul, George y Ringo, pero en abril de 1970, eran la segunda banda más grande del mundo. Ahora, realmente aprendí eso en la investigación. Cuanto más me metí en el proyecto, empecé a darme cuenta de la gran banda que era Creedence.

Entonces descubrí que cuatro días antes de este concierto en el Royal Albert Hall, los Beatles se habían separado. Así que dije: ‘Esto parece un drama’. No podrías inventarlo. Aquí está una banda que en enero de 1970 es una de las bandas más grandes en los Estados Unidos. Han sido uno de los grupos principales en Woodstock. Lanzaron tres álbumes durante 1969 y en abril de 1970 vinieron al Reino Unido para poner su bandera y decir: ‘Somos una banda importante’. Eran la segunda banda más grande del mundo, supuestamente detrás de los Beatles. Sentí que si saltábamos directamente al show del Royal Albert Hall, habría sido un concierto documental muy corto que sólo duraba 50 minutos; eso es todo el concierto, lo que se ve en la pantalla, ése es el concierto completo. No omitimos ninguna canción, eso fue lo que tocaron. Así que pensé, genial, los Beatles se acaban de separar, es suficiente historia. Pero vamos a tener que dar al público algún tipo de historia de fondo y hacer que la duración de la película sea de 80 a 90 minutos. Entonces empezamos a montarla.

El plan era entrevistar a los miembros de la banda, a la gente que asistía a los conciertos, a los periodistas y a los fans de Creedence. Luego, en febrero de hace dos o tres años, se desató la pandemia, así que no pude subirme a un avión e ir a ninguna parte, por lo que no pudimos grabar ninguna entrevista. Así que los chicos de Concord, Jonathan Clyde y Martin Smith dijeron: ‘Mira, Bob, ¿por qué no haces lo que has hecho en otros documentales? No tener ninguna entrevista de cabeza parlante, sólo utilizar entrevistas de archivo de los chicos de la época para contar la historia’. Dije: ‘Eso es genial, veamos cuánto material existe y veamos si podemos contar la historia con las propias palabras de la banda’.

Así que empezamos a recopilarlo y probablemente tenemos el 60% de la historia y entonces los chicos de Los Ángeles se pusieron en contacto y dijeron: ‘Hemos encontrado todas estas latas de película que tienen escrito ‘CCR 1970’’. Yo dije, ‘¿Qué hay en la película? ¿Qué es?’ y dijeron que iban a echar un vistazo. Volvieron a verme y aquí hay material filmado, entre ellos una película de 16 milímetros del Royal Albert Hall. Pensé: ‘Brillante’. También dijeron que hay material de ellos en Europa al mismo tiempo que el concierto del Royal Albert Hall. Les dije que me la dieran y que la usaríamos y me dijeron que no había sonido. Les dije: ‘Pero debe haber sonido en alguna parte de esas cajas’. Taylor, que trabaja para Concord dijo: ‘Bob, encontré el audio’. Le dije, ‘Taylor, tienes que tratar de casar el audio. Esas entrevistas que he visto, la imagen es muda’”.

Sabía que teníamos a John Fogerty hablando, pero no sabía lo que estaba diciendo ni lo que Stu Cook, Tom y Doug estaban diciendo. Taylor acabó encontrando la mayor parte del audio y lo subió, así que ahora tenía a los chicos hablando durante esa gira, lo que lo elevó a otro nivel. Y dije: ‘¿Hay alguna grabación de los chicos tocando en esos conciertos en Europa, aparte del show del Royal Albert Hall, del que sabíamos que teníamos el sonido’. Dijeron: ‘Sí’. Dije: ‘Bueno, dame ese material, lo usaré’. Ellos dijeron, ’Pero no hay sonido’ y yo dije, ‘Habrá sonido’. Así que lo que hicimos fue conseguir un concierto de antes, porque Creedence era una banda tan compacta, que pudimos engañar el audio, no del concierto del Royal Hall, que es el sonido y las imágenes de esa noche, sino de un concierto anterior.

Y en realidad se sincronizó con un concierto que dieron en Europa, porque esos tipos tocaban como un reloj, tanto que el audio se sincronizó, lo que elevó toda esa sección de apertura, la historia de fondo, a otro nivel. Así que al principio pensaba que iba a ser el concierto. Pero tengo 40 minutos de historia de fondo con material que no había sido visto por nadie y todos esos espectáculos que la gente no ha visto nunca, como CCR en The Ed Sullivan Show y The Andy Williams Show. La historia de fondo era importante para establecer quiénes eran Creedence hasta el momento en que salieron al escenario del Royal Albert Hall. Dije: ‘¿Dónde terminamos la historia?’ y Concord dijo: ‘Terminamos la película cuando salen del escenario en el Royal Albert Hall’ y dije: ‘Perfecto’. Porque para entonces había leído los libros. Sabía que había mucha animosidad, que vino más tarde, pero en el momento en que esos tipos bajan del escenario en el Royal Albert Hall en abril de 1970, eran una banda de hermanos y así es como termina. No entramos en todas esas cosas, que se pueden leer en los libros. Eran una banda unida. Unidos como amigos y unidos como banda.

“En el momento en que esos tipos bajan del escenario en el Royal Albert Hall en abril de 1970, eran una banda de hermanos. Unidos como amigos y unidos como banda” Bob Smeaton

Cuando se elaboró el documental y la película del concierto y se lo enviaste a la banda, ¿recibiste la respuesta de cada uno de los miembros? Antes de que empezáramos el proyecto, tenía que ir a reunirme con John Fogerty para ayudarle a que se sumara, porque creo que John estaba un poco inseguro al respecto. Sé que ha habido mucha animosidad entre John, Tom, Stu y Doug y se habló de que yo fuera a reunirme con John y le dijera: ‘Mira, yo soy un tipo de música, no me gusta soltar los trapos sucios. Hago películas musicales. Tengo un buen historial y sé de música, ésa es mi experiencia’. Pero cuando la pandemia golpeó, no pude ir a ver a John. Así que pensé: ‘Espera, entonces sería injusto que empezara a hablar con Stu y Doug porque entonces quedas atrapado en ese fuego cruzado’. Así que pensamos que era mejor que no hablara con John Stu y Doug y no he sabido nada de ellos desde que terminé la película. He oído que a Stu y Doug les gustó. No he escuchado nada de John Fogerty, lo cual me parece bien.

Puedo detenerte ahí porque John me dijo que disfrutó mucho viéndolo ayer. Bueno, eso es genial. Gracias por esa visión.

50 años después, la música de Creedence Clearwater Revival suena atemporal. ¿Puede describir la magia de la banda en el estudio y en el escenario? Voy a responder a dos preguntas. Recuerdo que Giles Martin, que es un genio, trabajó en el audio del concierto del Royal Albert Hall. Así que le dije: ‘Giles, extraoficialmente, ¿tuviste que arreglar algo? ¿Tuviste que afinar la voz de John Fogerty? ¿Tuviste que cambiar el pedal del bombo? ¿Tuviste que afinar el bajo?’ Dijo: ‘Bob, no cambié nada. Pero lo que hice fue aclarar el sonido’. Dijo: ‘He grabado a tipos en el Royal Albert Hall, todas las grandes bandas que tienen monitores en el oído y tienes que arreglar cosas después. Pero con Creedence, no tuve que arreglar nada y además, cada canción que la banda tocó esa noche está ahí en el concierto. Nunca la cagaron’.

La magia de Credence fue que durante ese tiempo trabajaron muy duro y nunca he conocido a John Fogerty. Puede que nunca llegue a conocer a John Fogerty. Pero el tipo es un genio. Es una palabra que se utiliza mucho. El tipo escribía las canciones, la cantaba, producía los discos,y prácticamente dirigía la banda. Sabía que era un gran cantante, es un brillante guitarrista principal y he hecho películas de Hendrix. John Fogerty es un genio. Creo que en toda gran banda, si tienes un genio, tienes suerte si tienes otros dos Beatles o tienes a los Rolling Stones, ¿verdad? No estoy subestimando las contribuciones de Stu y Tom y Doug, ellos hicieron un trabajo fantástico. Pero John Fogerty elevó a esa banda por encima de ser una más. Esa banda es atemporal. Las grandes canciones duran para siempre.

“Creedence era brillante, como Zeppelin, The Who, The Stones. Y parte de la razón por la que no están ahí arriba es que eran tipos sanos y de vida limpia. No hay ninguna mitología. No tenían un drogadicto en la banda” Bob Smeaton

Todavía pongo Creedence en el coche y esas canciones siguen sonando tan bien ahora como en 1969. No es 1969, siguen sonando igual de bien. No hay sintetizadores en esos discos. Esos tipos podían tocar y podían escribir canciones. Cada gran banda, ¿qué quiere hacer? Forman una banda, quieren meterse en su garaje, quieren aprender a tocar canciones. Puedes tocar canciones de la Creedence Clearwater Revival, pero no las vas a cantar tan bien como John Fogerty, pero son canciones realmente inmediatas que no tienes que escuchar 20 veces para que te gusten. Son una gran banda. No son los Beatles.

Los Beatles siguen siendo la banda más grande del mundo. Creedence era una banda brillante, como Zeppelin, The Who, The Stones. Creedence debería estar ahí arriba. Y creo que probablemente parte de la razón por la que no están ahí arriba es que eran tipos sanos y de vida limpia. No hay ninguna mitología. No tenían un drogadicto en la banda. Hace tres años, tuve una sobredosis de música de la Creedence y ahora me estoy desintoxicando de ellos. Pero voy a volver a caer en ‘Cosmo’s Factory’, que estará en el reproductor de CD del coche. Eran canciones brillantes, muy bien tocadas con un cantante brillante y enfocadas a ser una gran banda. Eran geniales en el escenario, eran geniales en el estudio.
Puedes leer la entrevista completa con John Fogarty realizada por Ken Sharp en el nuevo número de This Is ROCK. A la venta en: 7€ en quiosco, 4,50€ haciendo click aquí, o suscribiéndote por 45€ (3,75€) anual.

 

Comentarios Cerrados.