fbpx
Ad
Destacado

Pink Floyd: La Rebelión de Algie

This Is Rock se adentra en la obra de Pink Floyd de la mano de José Abellán, una portada convertida en otro icono de la banda gracias a Algie.

Suscripcion_This Is Rock_@thisisrock.es

This Is Rock se adentra en la obra de Pink Floyd de la mano de José Abellán, una portada convertida en otro icono de la banda gracias a Algie. Los Cerdos mandan, los Perros luchan y las Ovejas son las víctimas…

La puerta de entrada a la nueva evolución sonora de los Floyd dominada por Roger Waters es una celebración orwelliana reflejo de la sociedad moderna. Para su portada dos propuestas fueron presentadas a la banda. Una de ellas era la visión de un niño con su osito de peluche, de pie, en la puerta de una habitación observando a sus padres como hacían el amor. La segunda era la imagen de tres patos decapitados y clavados en una pared encima de una chimenea. Lógicamente desecharon estas ideas y se decantaron por una idea de Roger Waters.

Nick Mason explica un poco mejor la idea de Waters: “En Diciembre de 1976 la grabación y mezcla final de ‘Animals’ fue completada, y comenzamos el trabajo de la portada del disco. Hipgnosis nos presentó dos ideas, pero ninguna nos gusto. Así, la portada se creó a partir de un concepto de Roger Waters y ejecutado por Storm basado alrededor de la Battersea Power Station. En este tiempo, Roger vivía en Broxash Road y él tenía que conducir diariamente a los estudios de Islington en Londres. Así él veía cada día las viejas chimeneas de la Battersea».

«En uno de estos viajes, tuvo una idea sobre la concepción de la portada para este disco. Una maqueta del cerdo hinchable fue realizada por Andrew Saunders – con la ayuda de Jeffrey Shaw y Mark Fisher. La fabrica Alemana Ballon Fabrick fue la encargada de fabricar un numero determinado de cerdos hinchables para nosotros y usados posteriormente en la gira de Animals. A comienzos de Diciembre nos acercamos a la Battersea con un cerdito hinchable gigante, (por diversos motivos lo llamamos ‘Algie’) lleno de helio y de 30 pies de alto”.

Se necesitaron tres días para ejecutar esta idea. Los días 2, 3 y 4 de Diciembre fueron los días escogidos. Aubrey Powell y Storm acudieron a la Battersea con un ejercito de 14 fotógrafos que fueron situados estratégicamente alrededor de la fabrica. Steve O’Rourke sugirió la idea de contratar el experto francotirador Dum–Dum si por un casual “el cerdito” hacía de las suyas.

La banda, gente de cine, y amigos se reunieron a primera hora de la mañana para observar el alzamiento de “Algie”. Desgraciadamente, no tuvieron helio suficiente para que el cerdo levantara el vuelo. Optaron por realizar fotos de la Battersea bajo un cielo medio encapotado de nubes. Se pospuso el lanzamiento para el siguiente día y los presentes bebieron un poco de champan y marcharon a casa.

Al día siguiente la misma operación, pero se olvidaron de llamar al tirador. Los fotógrafos dispararon abundantemente y luego, y para horror de todos, se quebró uno de los cables que sujetaban al cerdo y este quedó flotando fuera de control y empujado por el viento.

La primera observación la hizo un pilotó de aviación civil que aterrizó en el aeropuerto de Heathrow e informó de lo que había presenciado. Se comenta que llegaron a practicarle la prueba del alcohol antes de tomarse en serio su información.

Se envió un helicóptero de la policía a recogerlo, pero fue imposible. Las autoridades de Aviación Civil se hicieron cargo del asunto y lanzaron una alerta general a todos los pilotos de que estaba perdido un enorme cerdo de color rosa surcando los cielos de la capital londinense.

El espacio aéreo fue cerrado durante una hora y diversos canales de televisión y de radio informaron de lo sucedido. Mucha gente llamaba a las emisoras informando de que lo habían visto. Las autoridades de Aviación Civil perdieron el contacto con él cerca de Chatham, en el condado de Kent, cuando volaba al este hacia Alemania. Los hombres de Aviación Civil decían: “Se puede decir que es un cerdo casero”.

Finalmente y a eso de las 10 de la noche, “Algie” aterrizó en una granja de Kent, en unos de sus campos. El dueño avisó a las autoridades de lo sucedido al escuchar alarmadas a sus vacas. Miembros del road crew de Pink Floyd fueron a retirar el cerdo y comprobaron que no sufrió ningún daño. Storm comenta: “La sola idea del granjero entrando a la cocina y comentándole a su mujer que acaba de aterrizar al lado un cerdo me hacía partirme de risa”.

El 4 de Diciembre todo el equipo volvió, por tercera vez, a la Battersea Power Station para volver a fotografiar a “Algie”. Esta vez se acompañaron de dos tiradores y de un equipo de filmación, que a bordo de un helicóptero filmaron el vuelo del cerdo. Esta vez no ocurrió nada, solo que el día era espléndido bajo un cielo azul. El resultado final no fue del agrado de Aubrey y de Storm. Se volvió a la interposición de imágenes. Se escogió el cielo de las sesiones del primer día y el cerdito del tercer día.

Comentarios Cerrados.