fbpx
Ad
Ad
Ad

Aprovechando la publicación de ‘Toacă Din Cer’ repasamos la historia de Negură Bunget, y de su obra póstuma ‘Zău’.

This Is Rock, This Is Metal, Especiales a la Venta

Este lanzamiento constituye el canto del cisne de la banda y también concluye la ‘trilogía de Transilvania’, tal y como la concibió el difunto Gabriel ‘Negru’ Mafa.

‘Zău’ es el legado del baterista y mente maestra Gabriel “Negru» Mafa, que falleció trágicamente demasiado pronto a la edad de 42 años el 21 de marzo de 2017. Este álbum ha sido completado y creado respetuosamente a partir de las grabaciones originales de Negru con la última formación activa de Negură Bunget.

El título ‘Toacă Din Cer’ se traduce como ‘Semandron del Cielo’ y hace referencia a un antiguo instrumento eclesiástico de percusión de la iglesia cristiana ortodoxa. Se utilizaba originalmente en los monasterios, principalmente como llamada a la oración o al inicio de una procesión, y también durante los rituales eclesiásticos y los funerales. Al menos en Rumanía, también se encuentra delante de las iglesias para anunciar la hora de la misa en lugar de una campana. Ha estado presente en la mayoría de sus álbumes, y también se ha convertido en un instrumento icónico en directo cada vez que los rumanos subían al escenario. Por lo tanto, es lógico que ‘Toacă Din Cer’, como tema final del último álbum de la banda, se abra con sus ritmos.

Cuando el cerebro creativo y la fuerza impulsora detrás de Negură Bunget sufrió un ataque cardíaco terminal el 21 de marzo de 2017, su trágico fallecimiento parecía dictar que su gran visión de una interpretación musical anclada en el metal de los hermosos paisajes, tradiciones y mitos de Rumania, así como de su patria espiritualmente, estaba condenada a permanecer tan inacabada como la décima sinfonía de Beethoven.

Sin embargo, los veteranos músicos que habían estado con Negru, en la última encarnación de la cambiante formación, no estaban dispuestos a renunciar a dejar que su visión se perdiera en la oscuridad inaudita. Por pura suerte, las pistas de batería de Negru para ‘Zău’ ya habían sido establecidas y grabadas antes de la última gira de la banda. Todos los bocetos, las maquetas y las grabaciones de las salas de ensayo en las que habían estado trabajando se recopilaron minuciosamente, y cada miembro de la banda rellenó respetuosamente los huecos de la misma manera que lo habrían hecho con el cofundador restante de Negură Bunget aún vivo; en total dedicación a la idea original.

En este álbum, las tradiciones del black y dark pagan metal se han fusionado completamente con elementos del rico patrimonio musical rumano. Las ricas texturas y los pasajes cinemáticos épicos dan paso a momentos frágiles y tranquilos que son sustituidos por furiosos estallidos. Al igual que la naturaleza siempre cambiante del Banato y Transilvania rumanos, ‘Zău’ captura los colores y estados de ánimo del cambio de las estaciones en estas tierras y da vida a antiguas leyendas.

Formados en la ciudad de Timișoara, al oeste de Rumanía, en 1995, por Negru y el guitarrista, vocalista y teclista Edmond “Hupagrammos” Karban, las raíces más tradicionales del black metal de Negură Bunget ya mostraban algunos indicios de la rica experiencia sensorial que vendría después. Publicado inicialmente en casete, el debut de 1996, ‘Zîrnindu-să’, era un torbellino de percusión con Negru, la voz de Hupagrammos, en parte feroz y en parte sobrecogedora, y sus rastreros riffs con trémolo.

El segundo álbum de 2000, ‘Măiastru Sfetnic’, indicaba un elemento constante en la naturaleza de Negură Bunget, el doble y entrelazado hilo de mantener aspectos de cada álbum anterior pero, al mismo tiempo, experimentar una inquieta voluntad de evolucionar y ampliar el horizonte musical. Aquí ralentizaron el ritmo, enterrando la voz de Hupagrammos más profundamente en la mezcla, al tiempo que se desprendían más atmosféricamente, mientras que las marejadas de teclados eran ahora más maduras con premonición y tensión.

El nombre de la banda deriva del rumano antiguo, que significa “bosque oscuro y brumoso”», y resultó ser el legado definitorio para ‘n crugu bradului’ de 2002, un álbum que se convirtió en el puente entre la ortodoxia de la banda, despojándose del pasado y del territorio inexplorado al que se dirigirían a continuación. Las largas duraciones de los temas ofrecían nuevas y tentadoras perspectivas que explorar. Los zumbidos oscilantes, el tenue tintineo de las campanas y las notas metronómicas de la guitarra sugerían que la transformación estaba en marcha.

El siguiente álbum, ‘OM’ (2006), puso a Negură Bunget en el punto de mira internacional y situó a Rumanía en el mapa mundial del metal. ‘OM’ amalgamó el black metal de Negură Bunget y sus raíces transilvanas en un estado de simbiosis como nunca antes. Fue donde el folclore nativo se convirtió en un prisma a través del cual emergió algo difuso pero trascendente. Hupogrammos ya había introducido el tulnic, una larga trompa recta, en ‘n crugu bradului’, pero ‘OM’ añadió un nuevo conjunto de instrumentación tradicional: la flauta de pan, y el semantron, y que ahora es uno de los símbolos más emblemáticos del repertorio de los rumanos. ‘OM’ puso a la banda en un camino que encuentra su culminación en ‘Zău’. Tras la grabación de ‘Măiestrit’, una reimaginación de ‘Măiastru Sfetnic’ que finalizó en 2009, una separación irrevocable y enconada puso fin a la colaboración de Negru y Hupogrammos, que pasaron a formar Dordeduh con Sol Faur y el entonces bajista Arioch.

Negru continuó con una formación muy cambiada, cuando Negură Bunget resurgió en 2010 con el álbum ‘Vîrstele Pămîntului’. Una vez más, hubo un sorprendente nivel de continuidad a pesar de los numerosos cambios. Acentuando los aspectos más cinematográficos de su predecesor, la instrumentación tradicional, las líneas de guitarra luminosas y temblorosas, las cargas feroces y los teclados que brotan como una niebla antigua, se combinan con una delicadeza devota. Aunque Negură Bunget lanzó un EP de seguimiento, ‘Poartă de Dincolo’ en 2011, pasarían otros cuatro años antes de que la banda se reinventara por última vez, todavía con Negru al frente, pero de nuevo con una formación completamente nueva.

Después de haber explorado las lagunas de su paisaje y tradición nativos de Transilvania durante dos décadas, el baterista de Negură Bunget se embarcó en una trilogía de álbumes, comenzando con ‘Tau’ (2015), que formaría, como él mismo dijo en su momento: «una visión personal de lo que significa Transilvania”. El proyecto, centrado en los elementos naturales de la región, las tradiciones locales y la naturaleza espiritual, se extendería más allá de los álbumes y se convertiría en dvds y libros de arte comentados, que se convertirían en la declaración definitiva de la banda, tanto sobre ellos mismos como sobre su tierra natal.

Mientras que los ocho temas de ‘Tău’ se ajustaban cada uno a un paisaje específico, la segunda parte de la trilogía atraía con una dinámica exuberante y expansiva. ‘Zi’ (2016) oscilaba entre momentos lúcidos y tranquilos y partes ásperas y nudosas. En este penúltimo álbum, se inspiró en gran medida en las tradiciones musicales locales basadas en el tema de la espiritualidad de los lugares.

Con el último capítulo de la «trilogía de Transilvania», Negură Bunget dan varios pasos atrás hacia dimensiones más negras y duras. Sin embargo, ‘Zău’ no pierde de vista lo que llegó a definir a la banda a lo largo de su desarrollo. Como deja bien claro la introducción martilleante del tema final ‘Toacă Din Cer’, que llama a la oración, ‘Zău’ reúne de hecho todos los elementos que han servido para definir a esta banda. Es el testamento y el legado perdurable de Negură Bunget y un justo homenaje a Gabriel “Negru” Mafa, R.I.P., que vivirá para siempre en esta música.
Jonathan Selzer

 

Comentarios Cerrados.