fbpx
This is Metal

Phantom Fire presenta ‘Eminente Lucifer Libertad’

Phantom Fire, con miembros de Gaahls Wyrd y Krakow, regresan con otro coctel de alto octanaje a base de black y speed metal.

Phantom Fire, con miembros de Gaahls Wyrd y Krakow, regresan con otro coctel de alto octanaje a base de black y speed metal. La formación irrumpió en 2021 desde Bergen, Noruega. El dúo sorprendentemente tomó un camino diferente con su EP de debut, ‘Return of the Goat’. Hard rock sobrealimentado, apestando a óxido y diesel, desmostrando que eran su propia banda alejada de cualquier tipo de referencias lineales.

¿Una fiesta nórdica de vómitos heavy metal que se convierte en un funeral vikingo, todo ello en alguna dimensión cósmica? ¡Libera tu mente y tus alas demoníacas!

Para rematar el acelerón nada más empezar y ya prometían un debut LP que llegó apenas siete meses después, con el título de ‘The Bust of Beelzebub’. Haciendo gala de las mismas habilidades y de algunas nuevas, mostraba una magia atemporal de heavy metal, abarcando salazmente tanto el black speed metal como el metal épico. No en vano, el disco cosechó elogios generalizados.

Y ahora, un año después, Phantom Fire están listos para su segundo álbum, ‘Eminente Lucifer Libertad’. De forma magistral, el dúo mantiene intacto el núcleo de su sonido y, sin embargo, muestra nuevas facetas palpables en este disco ligeramente más largo y contundente.

Manteniendo la esquizofrenia a raya y trabajando con un flujo sinuoso que es cualquier cosa menos discordante, cabalgan el relámpago de la velocidad sin límites tan a menudo como marchan de mal humor hacia vastas tierras paganas, a veces todo en el lapso de la misma canción.

El resultado es una escucha más alborotada, pero también estoica o incluso ceremonial; el frío de la tundra cubre todo ‘Eminente Lucifer Libertad’, al igual que la ardiente luz de Lucifer surgiendo desde abajo.

Hellbutcher de Nifelheim proporciona una portada adecuadamente retorcida, e Iver Sandøy de Enslaved se encargó de la batería, y también de la producción, mezcla y masterización del álbum en Solslottet Studio.

Comentarios Cerrados.