fbpx
Ad
Ad
Ad

No existe lugar en el mundo en donde el rock no haya llegado. Este género musical ha calado en diferentes lugares y además se ha visto influenciado por la cultura local de cada lugar. Por este motivo, no existe una sola expresión del rock, sino una diversidad de subgéneros que conservan su historia musical.

En los años 70 nació en Andalucía una nueva propuesta que unía el rock y recursos autóctonos del flamenco que logró captar la atención de la escena artística de la época. Bandas como Smash, Triana y Veneno produjeron un estilo que mezclaba lo pesado del rock con los instrumentos y técnicas del flamenco. Actualmente, estas tres agrupaciones gozan de gran reconocimiento en las listas de mejores bandas españolas de todos los tiempos.

Como se recuerda, la música flamenca emplea guitarras acústicas y otros instrumentos de cuerdas como violines. Para la percusión se utilizan cajones y castañuelas hechas de ébano o granadillo, palo santo o de castaño, su madera original. Además de las singulares palmas que acompañan de inicio a final los temas flamencos.

Precisamente, muchos de estos recursos fueron empleados por el grupo sevillano Smash, activo entre 1968 y 1973. En sus canciones ‘El Garrotín’, ‘Tarantos’, ‘Ni Recuerdo Ni Olvido’ se evidencia esta fusión que no descuida los aspectos andaluces ni los ritmos progresivos. Se les considera como una de las bandas pioneras del rock flamenco, pese a solo contar con dos álbumes de estudio: ‘Glorieta De Los Lotos’ (1970) y ‘We Come To Smash This Time’ (1971).

Otro grupo sevillano con estas particularidades fue Triana, grupo fundado en 1974 y disuelto en 1983 tras el fallecimiento del vocalista Jesús de la Rosa Luque. Posteriormente se reunieron con nuevas formaciones y publicaron más discos, aunque fue durante su primera etapa donde se establecieron como un ícono del rock flamenco.

Al igual que Smash, tuvieron un estilo progresivo muy marcado que no desentonó con los arreglos de instrumentos flamencos. La elegancia de sus teclados y sintetizadores resalta en ‘Abre La Puerta’, ‘En El Lago’, ‘Recuerdos De Una Noche’, entre otras. Con una clara influencia de grupos como Pink Floyd, Caravan y Procol Harum.

Finalmente, está Veneno, actualmente considerado como un grupo de culto. Esta banda nació en 1975 y sus integrantes fueron Kiko Veneno y a los hermanos Rafael Amador y Raimundo Amador. Su estilo no fue tan complejo como el de Smash o Triana, pero supo integrar las técnicas flamencas a un rock movido, fresco y atractivo.

Su único álbum, ‘Veneno’, fue lanzado en 1977 y no tuvo mayor atención por parte de la crítica. Sin embargo, actualmente temas como ‘Indiopole’, ‘Los animales’ o ‘Los delincuentes’ tienen un espacio privilegiado en las listas de mejores canciones de rock español. Pese a que el grupo se separó en 1978 (un año después de publicar su único disco), se han reunido eventualmente para conmemorar los buenos tiempos.

 

 

Comentarios Cerrados.