fbpx
Ad
Ad
Ad

Anteriormente fue Hipgnosis y Roger Dean, ahora le toca el turno a Mark Wilkinson. Te proponemos cinco, pero seguro que en tu colección tienes unas cuantas más.

Mark Wilkinson (Windsor, Inglaterra, 3 de octubre de 1952) es otro afamado diseñador gráfico conocido sobre todo por las surrealistas y fantasiosas portadas, ilustraciones interiores y logos de Marillion durante su etapa con Fish, así como de los álbumes del propio Fish en solitario, aunque también ha colaborado con otras bandas fuera del ámbito progresivo, como Judas Priest, Iron Maiden, The Darkness o Robbie Williams.

Empezó dibujando caricaturas de sus jefes de departamento en la empresa de ingeniería donde trabajaba. Algunos compañeros de trabajo le pidieron entonces que diseñara pasquines para discotecas, y de ahí pasó a diseñar carteles para conciertos locales. Tras ingresar en la facultad de Arte en 1977, se convirtió en ilustrador independiente, ganándose la vida diseñando fundas de VHS y cubiertas de libros.

La entrada en el mundo del diseño artístico de álbumes le vino por la influencia de las creaciones de diseñadores de posters como Rick Griffin, Kelly/Mouse, los artistas holandeses The Fool y Hapshash & The Coloured Coat, que se filtraron en su conciencia y le proporcionaron un telón de fondo visual para su cada vez más desarrollada creatividad.

Sus creaciones son luminosas y coloristas, y es destacable por su ingeniosa y hábil utilización del aerógrafo, técnica de la que es un consumado maestro. El libro de su obra artística “Shadowplay” (Fantasmus-Art, 2009) es una verdadera joya.

En el prefacio de dicho libro, Fish describe con precisión la indisoluble unidad que se generó entre la música de Marillion y las imágenes de Mark Wilkinson: “Siendo un discípulo de la era del vinilo y las portadas desplegables cuando la música y el artwork del álbum eran inseparables. Tras ocupar un lugar propio en industria musical me di cuenta que necesitaba un ilustrador que pudiera capturar nuestra música y traducirla a un medio visual, que se convirtiese en parte integral de la imagen de la banda. Cuando nos conocimos en 1982, poco después de firmar con EMI Records, como cantante principal de una banda en ciernes, Marillion, supe que había conocido a un alma de ideas afines”.

“Nuestro primer sencillo ‘Market Square Heroes’ presentó al personaje que siempre estaría vinculado con nuestra música y, a pesar de muchos intentos de retirarlo, ha seguido apareciendo a lo largo de los años. El Bufón en sus muchas formas y encarnaciones nos siguió a través de los años, y las imágenes de Mark se convirtieron en sinónimo de la banda, apareciendo en las carátulas de los álbumes, camisetas y posters que eran instantáneamente reconocibles en cualquier avenida, club de rock o estante de discos. Mark creó el hilo visual del que podíamos colgar nuestra música y nos dio una identidad que fue única entre la fraternidad del rock and roll de los años ochenta”.

El siguiente vídeo es un maravilloso muestrario del fantástico legado artístico de Mark Wilkinson, con la épica suite ‘Grendel’ como telón de fondo musical:

Marillion ‘Script For A Jester’s Tear’ (1983)

“Las instrucciones del primer álbum de la banda fueron esta vez entregadas personalmente por ellos en Torchlight HQ. Fue muy conciso. Tenía una larga lista de Fish de lo que tenía que incluir. Le gustaba los detalles, ¡muchos! El Bufón debía estar tocando un violín en una habitación de mala muerte, ¡tal vez escribiendo una canción de amor al mismo tiempo con una pluma! Debía haber un colchón viejo en el suelo, algunos detritos de la arquetípica vida de una banda de rock sobre la mesa, paredes en descomposición con una pintura de Ofelia colgando sobre la repisa de la chimenea y, para rematar, un camaleón añadido a la combinación. ¡No es fácil! ‘Ya lo resolverás’, dijeron, ‘tenemos plena confianza en ti’. La expectativa de la compañía discográfica era que el álbum entrara en las listas de éxitos en una posición alta y necesitaban comercializar a la banda con el artwork ya finalizado, lo antes posible. Apenas dispuse de tiempo, ya que el plazo era de aproximadamente una semana para los bocetos iniciales, que debían aprobarse, y luego tal vez un par de semanas para completar la pintura. Cuando salió ‘Script’, se puso en marcha una cadena de eventos que lo cambió todo” Mark Wilkinson

Marillion ‘Misplaced Childhood’ (1985)

“Éste fue el álbum que impulsó a Marillion a la estratosfera. ¡De repente, estaban por todas partes! (…) El periódico local cubrió la historia sobre mí usando a Robert Mead, el hijo de mi vecino, como modelo para el tamborilero en la portada, y ambos fuimos a Alemania para el vídeo de ‘Kayleigh’, filmado en el área alrededor del Muro de Berlín. El tercero de esa trilogía de álbumes de los que habíamos hablado solo unos años antes, fue el que Fish planeó para exorcizar finalmente sus demonios, con unas letras profundamente personales para él. También era hora de liberar a Jester en la naturaleza, por lo que literalmente desaparece a través de una ventana abierta en la parte posterior de la portada desplegable del álbum. Ésta sería la última vez que me ponía las medias de yoga de Julie (la mujer de Mark) para hacerme pasar por el infame Bufón. La próxima vez que él apareciera, yo ya sería demasiado mayor para ser modelo, y las mallas de yoga… ¡demasiado apretadas!”, Mark Wilkinson

Fish ‘Vigil In A Wilderness Of Mirrors’ (1989)

“Me reuní con Fish para hablar sobre el artwork y me explicó que ‘Wilderness Of Mirrors’ (“El desierto de los Espejos”) fue acuñado por el escritor y poeta James Jesus Angleton. Se refiere al mundo laberíntico del contraespionaje, en el que uno podría ser atraído cada vez más profundamente para perseguir los rastros de complots tanto reales como imaginarios. Cada paso te lleva más lejos en un mundo desconcertante de intriga. Al final, sientes que no se puede confiar en nadie. Había mucho enojo en el Reino Unido cuando se creó este álbum. Todo el debate de espiritualismo versus consumismo realmente había comenzado a afianzarse cuando nació el joven profesional yuppie. En el momento en el que se escribió este álbum parece que entrábamos en una época de sobrereflexión. La llamada “Fat Cat Society”, y toda la injusticia social que se desató después del colapso de Lehman Brothers Bank en 2008 tiene sus raíces en los años ochenta. Eso, en pocas palabras, fue el telón de fondo de este artwork”, Mark Wilkinson

Judas Priest ‘Painkiller’ (1990)

“La pintura para el undécimo álbum de estudio de Priest llamado ‘Ram It Down’ fue el comienzo de una larga asociación con los Judas que ha durado más de veinte años. La siguiente carátula del álbum que creé para ellos fue ‘Painkiller’ en 1990, pero esta vez la imaginería fue más compleja. Me pidieron que imaginara a un Mesías de metal alado montado en una motocicleta monstruosa sobre un mundo que intentaba destruirse a sí mismo. Estábamos tratando de establecer una identidad visual con esta criatura que pudiera continuar en futuros álbumes. Las criaturas aladas han aparecido en las portadas de Priest varias veces desde entonces. Decidí intentar hacer que la moto fuera aún más monstruosa convirtiendo el chasis en un dragón. En ese momento, mi estudio estaba ubicado sobre una ferretería cerca de donde vivía y solía pasar por al lado al caminar por las mañanas para subir las escaleras. ¡Un día me fijé en unas hojas de sierra circular colgadas en la pared y eso me dio la idea de las ruedas de esta moto!”, Mark Wilkinson

Iron Maiden – Live At Donington (1998, Remastered Edition)

“Mis dibujos preliminares se basaron en el concepto de la banda y en mostrar a Eddie como una especie de criatura de la noche en ese período, después del álbum ‘Fear Of The Dark’. Fueron aprobados y me dieron el visto bueno para completar el artwork. Después de eso, me preguntaron si le podría mostrar personalmente la pintura terminada a Rod Smallwood, el mánager de la banda. Conocí a Rod por primera vez en las oficinas de Sanctuary, y allí le mostré el trabajo terminado. Una vez más, el tiempo era escaso para esto, así que esperaba el pulgar hacia arriba, o de lo contrario, tendría que volver a la mesa de dibujo aquella misma tarde, ¡y probablemente toda la noche también! A Rod le gustó mucho, estaba al tanto de mis diseños para Marillion, y dijo que podría haber más trabajos para Iron Maiden en algún momento. Pasarían otros ocho años antes de que llegara esa llamada, invitándome a intentar pintar a Eddie una vez más”, Mark Wilkinson
Tomás Bonilla Núñez


Todos los comentarios de Mark Wilkinson están extraídos de su espléndido libro de arte “Shadowplay” (Fantasmus-Art, 2009).

Comentarios Cerrados.